jueves, 24 de octubre de 2013

Macarons de fresa rellenos de chocolate negro


Hoy os traigo estos fabulosos macarons de fresa rellenos de chocolate negro.
Antes de poneros la receta os voy a contar un poco la historia de los macarons.
Estos pastelitos nacieron en el siglo VIII en Italia, aunque finalmente fueron llevados a Francia por Catalina de Medicis tras haberse casado con el Duque de Orleans, futuro rey de Francia, en el siglo XVII-
Esta receta original ha sufrido distintas modificaciones con el paso de los siglos y fue evolucionando hasta pasar de ser un simple concha de galleta a un dulce compuesto por dos macarons y un relleno, elaboración que se le atribuye a Pierre Desfontaines, pastelero de la casa Ladurré.
Pastelería aún hoy en la actualidad estrella en la fabricación de los macarons, y motivo de peregrinación de los más golosos llegados a París desde todos los lugares del mundo.
Ahora los macarons ya se han desmitificado y el que más o el que menos ya ha intentando hacerlos en casa.
He de reconocer que no son una elaboración sencilla y que cuesta cogerles el punto. 
Después de soltaros este rollo, vamos a la receta:

Ingredientes:
  • 160 gr de clara de huevo a temperatura ambiente ( yo usé de las claras pasteurizadas que venden en Mercadona)
  • 250 gr de azúcar glassé
  • 125 gr de almendra molida ( yo usé la de la marca Vahiné )
  • 50 gr de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de aroma de fresa
  • Colorante rojo Sugarflair

Preparación:
Tamizamos el azúcar glassé y la almendra molida y reservamos.
Batimos las claras a punto de nieve, una vez batidas le añadimos el azúcar blanco y seguimos batiendo.
Luego incorporamos el aroma de fresa y el colorante rojo.
Una vez este todo bien mezclado, le añadimos la almendra y el azúcar glassé que teníamos reservando, mezclando con un espátula haciendo movimientos envolventes.
Rellenamos la manga pastelera con una boquilla redonda y rellenamos los circulitos del tapete para macarons (sino tenéis tapete para macarons, podéis dibujarlos sobre papel de horno, unos 3 cm de diámetro), y le damos unos golpes para que suelten las burbujas.
Y por último, y muy importante, tenemos que dejar que sequen, aproximadamente 2 horas, pero tienen que quedar muy secos, que les toques con la yema del dedo y no deje la marca, Depende mucho de la humedad que haya. Yo los tengo dejado a secar toda una noche.
Una vez que estén totalmente secos, los horneamos. 
Precalentamos el horno a 150ºC y los horneamos unos 15 minutos. ( El tiempo y la temperatura puede variar dependiendo de cada tipo de horno, y si se usa o no tapete de macarons).
Yo uso tapete para macarons y los horneo a 150º 15 minutos con el turbo ).
Una vez fríos se rellenan.
Para el relleno, preparé una ganache de chocolate negro, calentando 160 ml de nata y una vez que rompa a hervir, le añado 150 gr de chocolate negro troceado. Revolvemos hasta que se deshaga por completo el chocolate. Dejamos que enfríe hasta que coja consistencia y lo ponemos en una manga pastelera para empezar a rellenar.

P.D: Os recomiendo que las claras las dejéis fuera de la nevera de un día para otro. Las ponéis en un vaso y lo tapáis con film transparente.
Y a la hora del secado de los macarons recordar que tienen que estar muy bien secos.